Etiquetas

, , ,

“Leria na Rede”. Acto de ACCIÓN BARBANZA. Fotografía de Antonio Parada Mariño.

Luce el sol y es sábado 7 de marzo. Ayer leí en el Facebook que “los Chemtrails son culpables de ello, que España está siendo rociada en su totalidad con aviones esparciendo por la atmósfera dióxido de plomo, yoduro de plata y diatomita (entre otros compuestos). El motivo es alejar las lluvias y poder subir las temperaturas, creando un ambiente climático veraniego para el turismo y a su vez ayudar a las corporaciones de la agricultura.”

Luce sol y me sumo a la acción convocada por ACCIÓN BARBANZA. A veces he dudado, desde que no sé cómo me vi envuelta en este asunto, nesta “Leria na Rede”. He dudado y mucho. ¿Sirve ésto de algo? ¿Para qué estar aquí? ¿Para qué hablar y expresar? ¿Para qué contrastar visiones y opiniones? ¿Para que el desencuentro y el dolor del desencuentro? ¿Para qué el debate y la controversia? ¿Para qué las propuestas? ¿Tenemos derecho a estar aquí? ¿Valdrá de algo esta iniciativa? ¿Tiene sentido juzgar algo que ha estado ahí tanto tiempo, carente de criterio y de sentido, que no funciona, y que a nadie parece importar que no funcione? ¿Es el arte un lujo prescindible para los tiempos en los que vivimos?

Luce el sol y ya están en la Plaza los primeros. Traen barcos hechos con papeles de colores. Tendemos una red sobre el suelo y comenzamos a lanzarlos sobre ella. Reparten más papeles de colores. No recuerdo cómo hacer un barco de papel. Un niño me enseña, paciente, guiando cada uno de mis pasos. Manuel hace fotografías. El y muchos más. Esos barcos de colores, iluminados por el sol de la mañana, poseen una presencia optimista, ingenua, hermosa, esperanzada. Atraen a los niños como imanes y los adultos nos sentimos seducidos por ellos. Surgen actos espontáneos, guiados por la inercia del sol: veo a algunos recolocándolos sobre la red con mimo, para evitar que naufragen; a otros, rehaciendo los mal construídos para que adquieran belleza. Hay serenidad y una alegría humilde. La emanamos los que allí estamos. “No esperaba que fuésemos tantos” digo yo.

Llega Paola. Todos la esperamos. La acción “Leria na rede” es fruto de su inspiración. Habla Teira. Entre todos levantamos aquella red llena de barcos de colores y los manteamos hacia el sol.

Los recogemos y Sara se los lleva. El lunes entregará en el registro de Ribeira el “Manual de Boas Prácticas” y las firmas que lo respaldan. Durante la tarde del sábado siguió recogiendo firmas. Más niños le ayudaron a repartir barcos de colores.

Gracias. Quizás en este escrito no lo he dejado claro, pero yo ya sé por qué estoy aquí. Al describir esa mañana, cómo la viví, ya he descubierto por qué estoy aquí. Al hacerme las preguntas he encontrado las respuestas. Ojalá muchos más encuentren más respuestas. Ojalá se acerquen a ACCIÓN BARBANZA para compartirlas.

Pilar Ageitos

Manual de buenas prácticas en la gestión de las artes plásticas” dirigido al Ayuntamiento de Ribeira.

Anuncios