Etiquetas

, , , ,

“Es más importante una vaca que una película.”

Jack Palance

MONUMENTS MEN

Matt Damon;Cate Blanchett

Fotograma de Monuments men.

Año: 2014.

Director: George Clooney.

Reparto: George Clooney, Matt Damon, Bill Murray, Cate Blanchett, John Goodman, Jean Dujardin, Hugh Bonneville, Bob Balaban, Dimitri Leonidas.

Tráiler

          El tren, un estupendo thriller bélico firmado por John Frankenheimer en 1964, planteaba un debate encarnizado entre el peso del arte y el peso de la vida humana, dispuestos ambos a uno y otro lado de la balanza. En aquel filme, la respuesta quedaba en el aire, si bien con el cierto condicionamiento que suponía el punto de vista del relato correspondiente al escéptico Burt Lancaster, aguerrido partisano francés, y que el principal adalid del valor inmortal de estas maravillas de la creación humana fuera por el contrario el general Von Waldheim, un gerifalte nazi.

En Monuments Men, el George Stout interpretado por George Clooney -líder de la misión destinada a recuperar las obras de arte robadas por las tropas de Hitler durante su huida en tromba hacia Alemania- despacha el asunto a las primeras de cambio con una reflexión que, además, el tráiler de la película ya se había encargado de destacar convenientemente: “Pueden exterminar a toda una generación, arrasar sus casas, y aun así el pueblo se repondría. Pero si destruyen su historia, si destruyen sus logros, es como si nunca hubiera existido”. Por si no quedara claro, hasta tres veces se insistirá en esta idea a lo largo de la función.

          A Monuments Men le falta conflicto. Cualquier dilema sobre la necesidad, la pertinencia o la reivindicable gloria que reviste la actuación de esta cuadrilla de incompetentes (en lo militar) –Los violentos de Kelly en busca de un tesoro legítimo- acaba descalificado por el subrayado musical ora épico, ora sentimental que remarca esta incuestionable idea nuclear –banda sonora obvia y proclive a lo melifluo compuesta por el reconocido Alexandre Desplat, acaso más pendiente de su pequeño papel como actor-. Clooney, director y coautor del guion junto con su leal compañero Grant Heslov, se queda en la simple exposición de esta curiosa anécdota histórica, sin conquistar auténtico relieve dramático y emocional o, cuanto menos, tensión y suspense.

Cierto es que su prestigiosa Buenas noches y buena suerte se basaba también un libreto un tanto superficial, aunque a la postre éste se veía compensado por la pertinencia y el, esta vez sí, logrado poder inspirador de su discurso.

          En la presente cinta, los personajes aparecen apenas bosquejados mediante un par de trazos sueltos y estereotipados –o ni eso- y la atribución de otro par de trilladas deudas y culpas –el alcoholismo de uno de ellos, el asesinato de seres queridos, las injustas acusaciones de colaboracionismo, la venganza en nombre de los caídos como factor de motivación para el grupo-. Esto, añadido a la vocación coral que preside la primera mitad del metraje, tiene como consecuencia una narración que comienza de manera deslavazada y termina por verse incapaz de otorgar una carga de intensidad a la historia que la convierta en una película realmente destacable. Para salvar los muebles, Clooney se encomienda entonces al firme y fluido pulso con el que filma la insólita aventura y se deja llevar por el magnetismo que desprenden verdaderos colosos del celuloide como Cate Blanchett, John Goodman, Bill Murray o Bob Balaban –se agradece la entrañable vis cómica que aporta esta última pareja-.

          Insipidez o falta de pasión por lo que se cuenta, en definitiva, que resulta extraña en un hombre de cine que parecía cimentar el estimable progreso de su carrera como realizador y productor sobre la ambición en el plano artístico y/o político.       

Daba para más.

Texto: elcriticoabulico

elcriticoabulico

Añorado John Frankenheimer que estás en los cielos… Monuments Men en El Peliculista.

.

Ver la entrada original 642 palabras más

Anuncios